Frases: G. K. Chesterton (I)

The devil can quote Scripture for his purpose; and the text of Scripture which he now most commonly quotes is, ‘The kingdom of heaven is within you.’ That text has been the stay and support of more Pharisees and prigs and self-righteous spiritual bullies than all the dogmas in creation; it has served to identify self-satisfaction with the peace that passes all understanding.

El diablo puede citar la Escritura para su propósito; y el texto de la Escritura que el cita más comúnmente es “el reino de Dios esta en medio de vosotros.” Ese texto ha sido el soporte y apoyo de más fariseos y moralistas y matones espirituales santurrones que todos los dogmas de la creación; ha servido para identificar la auto-satisfacción con la paz que sobrepasa todo entendimiento

G. K. Chesterton

¿Una navidad peligrosa?

Extracto del articulo “A Dangerous Christmas?” por Michael Horton

El bebé en el pesebre es Dios, quien reina sobre todo junto con el Padre y el Espíritu Santo. Él enfureció a los lideres religiosos identificándolos como marginados, condenados a destrucción, mientras que daba la bienvenida a los pecadores en su comunión. Él clamó igualdad con Dios el Padre, provocando acusaciones de blasfemia. El llevó nuestra culpa porque no hay perdón aparte de la justicia y todo ser humano esta bajo maldición de muerte y pecado. Él se levanto en el tercer día para nuestra justificación y es las primicias de la nueva creación. Él envió su Espíritu para unirnos a él, para reconciliarnos y renovarnos. Y un día él retornará para juzgar al mundo, dándole la bienvenida a sus escogidos en gloria y desterrando para siempre a aquellos que no pusieron su confianza en él.

El bebé creció. Él es el guerrero conquistador de Isaias 59 y antes de haber una fiesta de bodas sin fin en Apocalipsis 19 esta la “Ira del Cordero” en los capítulos 14-18. En estas terribles escenas de batalla, la ciudad terrenal representada colectivamente como “Babilonia la grande” no esta firme en su identidad cultural y orgullo cívico, sino reducida a escombros. En vez de estar celebrando la temporada de compras con los accionistas, los CEOs lamentan este advenimiento. Los lideres de la tierra imploran a las piedras para que caigan sobre ellos para esconderse de la Ira del niño de Belén. Si no reconocemos el niño santo como el Cordero que murió, resucito y viene otra vez en juicio y bendición sin fin, entonces la navidad no es nuestra fiesta, sino una horrible anticipación del Juicio Final