Tocando al Ungido


En los últimos años dentro de las iglesias evangélicas en América Latina ha surgido un fenómeno importado de los Estados Unidos (como muchas otras cosas) el “No tocar al ungido”

Este fenómeno se da cuando un líder o pastor ante la critica, justificada o no, reacciona defendiéndose con este lindo versículo “No toquéis a mis ungidos”.

El versículo en cuestión, se encuentra en el Salmo 105:15

No toquéis, dijo, a mis ungidos,

Ni hagáis mal a mis profetas.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Sal 105.15

Pero analicemos con detenimiento el texto (y el contexto):

Empecemos con la palabra tocar, en hebreo es la palabra נָגַע nagá Esta palabra significa: tocar, poner la mano encima,  golpear, azotar, derribar, destruir, herir. Como vemos la palabra en esta contexto esta explicitamente ligada a un acto físico negativo, nunca se usa para describir criticar,  ni reprender o atacar de forma verbal. (En otros contextos la misma palabra es usada para describir actos sexuales, aunque parece ser que se refiere a actos extra-matrimoniales).

Entonces como primera conclusión podemos decir que el versículo no es sobre criticas (bien o mal intencionadas, de hecho la palabra no aparece en la RV 1960) ni reprensiones. Es sobre ataques físicos a una persona.

La historia a la que hace referencia el texto, se encuentra en Gn 20:3-7

3Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido. 4Mas Abimelec no se había llegado a ella, y dijo: Señor, ¿matarás también al inocente? 5¿No me dijo él: Mi hermana es; y ella también dijo: Es mi hermano? Con sencillez de mi corazón y con limpieza de mis manos he hecho esto. 6Y le dijo Dios en sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto; y yo también te detuve de pecar contra mí, y así no te permití que la tocases. 7Ahora, pues, devuelve la mujer a su marido; porque es profeta, y orará por ti, y vivirás. Y si no la devolvieres, sabe que de cierto morirás tú, y todos los tuyos.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Gn 20.3-7

Como vemos, aunque en esta historia se refiere a Abraham como profeta, en esta caso no es un miembro de la clase sacerdotal.

En muchas ocasiones se usa como ejemplo las veces cuando David se abstiene de hacerle daño a Saul por ser el Ungido (aunque aquí no se use la palabra Tocar).

Analicemos una de ellas:

4Entonces los hombres de David le dijeron: He aquí el día de que te dijo Jehová: He aquí que entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere. Y se levantó David, y calladamente cortó la orilla del manto de Saúl. 5Después de esto se turbó el corazón de David, porque había cortado la orilla del manto de Saúl. 6Y dijo a sus hombres: Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Jehová. 7Así reprimió David a sus hombres con palabras, y no les permitió que se levantasen contra Saúl. Y Saúl, saliendo de la cueva, siguió su camino.
8También David se levantó después, y saliendo de la cueva dio voces detrás de Saúl, diciendo: ¡Mi señor el rey! Y cuando Saúl miró hacia atrás, David inclinó su rostro a tierra, e hizo reverencia. 9Y dijo David a Saúl: ¿Por qué oyes las palabras de los que dicen: Mira que David procura tu mal? 10He aquí han visto hoy tus ojos cómo Jehová te ha puesto hoy en mis manos en la cueva; y me dijeron que te matase, pero te perdoné, porque dije: No extenderé mi mano contra mi señor, porque es el ungido de Jehová. 11Y mira, padre mío, mira la orilla de tu manto en mi mano; porque yo corté la orilla de tu manto, y no te maté. Conoce, pues, y ve que no hay mal ni traición en mi mano, ni he pecado contra ti; sin embargo, tú andas a caza de mi vida para quitármela. 12Juzgue Jehová entre tú y yo, y véngueme de ti Jehová; pero mi mano no será contra ti. 13Como dice el proverbio de los antiguos: De los impíos saldrá la impiedad; así que mi mano no será contra ti. 14¿Tras quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién persigues? ¿A un perro muerto? ¿A una pulga? 15Jehová, pues, será juez, y él juzgará entre tú y yo. El vea y sustente mi causa, y me defienda de tu mano.
16Y aconteció que cuando David acabó de decir estas palabras a Saúl, Saúl dijo: ¿No es esta la voz tuya, hijo mío David? Y alzó Saúl su voz y lloró, 17y dijo a David: Más justo eres tú que yo, que me has pagado con bien, habiéndote yo pagado con mal. 18Tú has mostrado hoy que has hecho conmigo bien; pues no me has dado muerte, habiéndome entregado Jehová en tu mano. 19Porque ¿quién hallará a su enemigo, y lo dejará ir sano y salvo? Jehová te pague con bien por lo que en este día has hecho conmigo. 20Y ahora, como yo entiendo que tú has de reinar, y que el reino de Israel ha de ser en tu mano firme y estable, 21júrame, pues, ahora por Jehová, que no destruirás mi descendencia después de mí, ni borrarás mi nombre de la casa de mi padre. 22Entonces David juró a Saúl. Y se fue Saúl a su casa, y David y sus hombres subieron al lugar fuerte.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. 1 Sm 24.4-22

Aparte de lo poético de la historia, notemos que David no le hace daño (físico) a Saul, pero eso no le impide reprenderlo vehementemente.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que David nunca uso esta expresión sobre si mismo (muy diferente a muchos lideres actuales), de hecho David acepto la reprensión que le hizo el profeta Natan en el caso del adulterio con Betsabe  (2 Sam 12:1-15).

Así mismo podemos notar que esta expresión no se encuentra en el Nuevo Testamento. Cristo no la uso sobre si mismo ni tampoco los apóstoles.

También podemos notar que el Nuevo Testamento no se nombra al liderazgo de la iglesia con el termino ungido como si de una casta especial de personas se tratara, Pablo mismo dice que todos somos ungidos:

21Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, 22el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. 2 Co 1.21-22

Así pues; Yo, humilde bloguero, cuyo único cargo de liderazgo en una iglesia fue ser coordinador de ujieres durante año y medio, soy tan ungido como cualquier gran líder de esos que tienen avión y salen en canales cristianos.

Entonces esa hermosa promesa también se aplica a mí, Dios me dice que me va a cuidar y proteger de un ataque físico.

Para finalizar esta parte: El texto y el contexto del versículo nos dice que el deseo de Dios es que todos y cada uno de sus hijos no sufran ningún daño físico(aun así, Dios muchas veces lo permite). Esto no aplica a criticas ni reprensiones y es para todos los creyentes, no solo para una casta especial de lideres.

La perspectiva de la ética cristiana

Un grave problema que se tiene cuando este versículo es usado por ciertos lideres (hay que dejar claro que no son todos) para defender sus acciones de sus críticos o detractores es que desdibuja completamente el valor y el sentido de la autoridad cristiana, acercándola mas a la infabilidad papal que promulga Roma que a la enseñanza de Cristo.

La ética cristiana nos enseña que la autoridad esta definida en referencia al Evangelio de Jesucristo. Entonces esta autoridad no puede ejercerse por medio de la “fuerza arbitraria o irracional”. La autoridad no es restricción de la autonomía humana sino un llamado a convertirse un ser moral que pertenece a una comunidad y actúa conforme a ella, así que las autoridades sirven a la comunidad en cuanto fomentan patrones de actuación que expresan los objetivos de la comunidad eclesial (Notese que la comunidad NO sirve a sus autoridades). De esta forma el modo en que se ejerza la autoridad SIEMPRE esta sujeto a crítica si se le compara con el modelo de Jesucristo como “Cabeza de todo principado y potestad”. (Para mas información puede consultar: ATKINSON y FIELD. Diccionario de ética cristiana y teología pastoral. Barcelona, España:Editorial CLIE, 2004)

Una liderazgo “cristiano” que base su autoridad y poder en la ausencia de criticas no es cristiano, es mas cercano a una dictadura que al gobierno de Cristo.

Y aunque nadie se atrevería a criticar al Señor, Cristo siempre supo responder con autoridad a sus detractores y nunca se excuso en su posición para abusar de sus discípulos, todo lo contrario, Él mismo fue ejemplo de servicio desinteresado y amoroso.

42Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. 43Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 44y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. 45Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Mr 10.42-45

Lamentablemente he visto que los lideres que se escudan detrás de “No tocar al Ungido” son personas cuyas vidas y testimonios no están de acuerdo con la imagen de Cristo.

Defender lo indefendible es cosa harto complicada y manipular la escritura a servicio propio no siempre sale como uno espera, así que es mejor acabar con la critica de tajo. Y ahí “No tocar al ungido” es una arma insuperable contra todo “murmurador”.

Lamentablemente para que tan formidable arma funcione, se requiere de una congregación ignorante; por lo tanto estos lideres no suelen ser muy amigos de la doctrina pura y real, con un “evangelio” aguado (aderezado con mucha superación personal y positivismo) les basta y les sobra para beneficiarse de sus ovejas.

Y aunque así pareciera, no estoy defendiendo la murmuración, por eso mismo lo hago de manera publica y con la intención de que todo el mundo lo lea, se deben hablar las cosas de frente y  con la persona implicada. No creo que ningún verdadero ministro cristiano no escuche las voces de sus ovejas (siempre y cuando sean respetuosas y convenientes) para corregir lo deficiente, negarse a tal cosa sería admitirse omnisciente, que como bien sabemos es una herejía absoluta.

¡Iglesia, despierta! El Señor te ha llamado a libertad no a opresión. Cada vez que un líder acalla la critica en vez de contestar y actuar conforme a un siervo de Cristo, esclaviza al pueblo que Dios lo ha mandado guiar y destruye miles de años de doctrina y ética cristiana

1El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; 2a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; 3a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. 4Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Is 61.1-4

3 pensamientos en “Tocando al Ungido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s