¿Somos siervos?

Me encontraba el pasado sábado 31 de enero de 2009 con unos amigos en El Corral de la 93 (queda cerca a mi trabajo). La charla era amena, mis amigos se van a casar y me estaban contando cosas con respecto a su matrimonio, la ensalada estaba muy buena y afuera caía una torrencial lluvia, como las que caen todos los días en Bogotá.

En lo mas sabroso de la charla el ambiente empezó a enrarecerse, el segundo piso donde se encuentran los juegos infantiles estaba cerrado (aunque no me di cuenta si ya estaba así cuando llegamos o fue después) y entonces  sin darnos cuenta nos vimos rodeados de guardaespaldas,  unos en la entrada del parqueadero y otros en la puerta principal…

Luego entraron ellos, rimbombantes, majestuosos, vestidos de pies a cabeza de lo que supongo debe ser ropa finísima porque yo de esas cosas no tengo ni idea y porque me imagino que personas de ese porte no compran ropa en Arturo Calle (que es lo mas fino que me pongo) o en el madrugón de San Victorino y claro, venían acompañados (aparte del séquito de guardaespaldas) de sus flamantes esposas, bellas ellas pero debe decir que por lo menos una de ellas no era 100% biodegradable (la silicona no es biodegradable).

Y obviamente el segundo piso estaba cerrado, por que estos señores dignísimos y sus bellísimas esposas no comen con la plebe que solo puede ir a El Corral cuando es quincena, ni que decir de aquellos millones de colombianos que nunca han podido comerse una hamburguesita por que solo les alcanza (cuando les alcanza) para comer aguapanela con calao.

¿Y quienes eran?

Pues no era el presidente Uribe (aunque por la cantidad de camionetas de vidrios polarizados que estaban en la puerta uno podría pensarlo), no eran traquetos (aunque con la cantidad de escoltas lo parecía) ni eran dueños de una pirámide de esas mágicas donde el dinero se multiplica y la dignidad se mengua. No era ninguno de esos, eran …. (redoble) tantatatan…. PASTORES.

Si pastores pero no pastores cualquiera, no señor, eran pastores de una Mega “Iglesia”, de una de las mas grandes, si no la más grande del país y según dicen de Latinoamérica. Obviamente personajes de semajante dignidad, alcurnia y rancio abolengo tienen que tener  guardaespaldas, esposas engalladas (no es divertido cuando uno piensa que también son pastoras), camionetas de guardaespaldas y Mercedes Benz con vidrios polarizados y para rematar se hacen reservar todo el segundo piso de un restaurante.

Yo solo soy un miserable bloguero, aun me falta muchísimas cosas por aprender, evidentemente estos pastores me llevan años de ventaja en conocimiento bíblico (o eso esperaría yo) y experiencia ministerial, pero de lo poquito que se, se que ese no es el evangelio que predico mi Señor Jesucristo.

1Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, 2completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. 3Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. 5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Flp 2.1-11

Que maravilloso ejemplo de mi Señor y que mal ejemplo damos nosotros.

Y yo no tengo problemas con que una persona, si trabaja honestamente, se pueda comprar un carro (si Dios quiere yo me voy a comprar uno este año), pero tener un Mercedez Benz con vidrios polarizados,  camionetas BMW para los escoltas y parquearlas enfrente de El Corral de la 93 para que todo el mundo vea que alguien importantísimo esta comiendo ahí es RIDÍCULO sobre todo si ese alguien dice ser siervo de Dios.

¿Es ese el modelo de iglesia que queremos? Por qué a las convenciones que hace esa Mega “Iglesia” viene montones de gente de todo el mundo para aprender el secreto de su crecimiento y su multiplicación.

Pues difiere bastante de que lo mi Señor enseño:

8Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. 9Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. 10Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. 11El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. 12Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. Mt 23.8-12

Si señores, los creyentes, por lo menos los de verdad, deben ser personas humildes y pues mucho mas se les exige a los que están sobre el púlpito:

1Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: 2Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 4Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.

Reina Valera Revisada (1960). Miami : Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998, S. 1 P 5.1-5
Muchas cosas se podrían hablar sobre este tema y no tengo todo el tiempo que quisiera para tratarlo con mas profundidad (ya entre a la universidad) pero una cosa puedo afirmar categóricamente, no con autoridad propia, si no con la autoridad que me da la Biblia. Este no es el evangelio predicado por Cristo, no es lo que debe ser la iglesia y no es lo que se espera de los pastores
Anuncios

Defending, Contending – J.C Ryle (I)

ryle.jpg At our best we shall find in ourselves daily cause for humiliation, and discover that we are needy debtors to mercy and grace every hour. The more light we have, the more we shall see our own imperfection. Sinners we were when we began, sinners we shall find ourselves as we go on; renewed, pardoned, justified—yet sinners to the very last.

En nuestros mejores momentos nos encontraremos en nosotros mismos razones para humillarnos diariamente, y nos descubriremos deudores necesitados de misericordia y gracia cada hora. Entre mas luz tengamos, mas veremos nuestra propia imperfección. Pecadores éramos cuando empezamos, pecadores nos encontraremos mientras avanzamos; renovados, perdonados, justificados – pero aun pecadores hasta el ultimo momento

– J.C. Ryle

1816 – 1900